Vacunas y viajes

¿Qué? ¿ listo para ir a un país tropical y no sabes si necesitas ponerte alguna vacuna? no te preocupes que te lo contamos todo.

En realidad sólo hay una vacuna que puede ser obligatoria en algunos países que es la de la fiebre amarilla. Es muy importante comprobar que el país al que vayas no tenga esa obligatoriedad porque podrían impedirte la entrada y obligarte a coger el avión ( o tren o lo que sea ) de vuelta. En general sólo suele ser obligatoria para personas procedentes de países en los que la fiebre amarilla es endógena y España no es uno de ellos, pero te recomendamos ( casi podríamos decir que te obligamos  a) que consultes la web de salud para los viajeros de la Comunidad de Madrid antes de salir para evitar sorpresas desagradables. Recuerda además que puedes necesitar la vacuna para el simple hecho de una escala que hagas en algún país en el que la vacunación sea obligatoria aunque no sea ese tu destino final.
Por tanto cuando entres en la web consulta también todos los países en los que vayas a hacer escala.

La vacuna de la fiebre amarilla tiene un efecto de unos 10 años, por lo que si te has vacunado en un plazo menor a ese, no necesitas revacunarte ( siempre que sepas donde tienes el certificado de vacunación con la fecha de la misma para poder enseñarlo en caso necesario).

Además de la fiebre amarilla hay dos vacunas que se recomiendan: el tetanos y la hepatitis

La vacuna contra el tétanos sería recomendable incluso en España cada 10 años. Sin embargo se ha visto su eficacia si se administra en el momento de la cura de heridas susceptibles de transmisión de la enfermedad ,y por eso en lugar de administrarla periódicamente se les pone a las personas que acuden a un centro médico con heridas de riesgo. Sin embargo, si vamos a viajar a un país con pobres estructuras de salud es posible que no encontremos dónde vacunarnos en caso de accidente, y por ello a los viajeros se les recomienda su administración.

La hepatitis A es una enfermedad de adquisición por alimentos contaminados. En la mayoría de los casos es autolimitada y no deja secuelas, pero la enfermedad produce un malestar muy acusado durante los días que dura ( normalmente entre 7 y 15 días como mínimo) y por ello también se recomienda administrar la vacuna en los viajes a países en los que no vamos a poder controlar la higiene de la comida que comamos.

Por último hay que hablar de la malaria o paludismo. En realidad no existe una vacuna para el paludismo, lo que se hace es tomar el tratamiento del paludismo  de manera preventiva ( un poco como si nos tomásemos un antibiótico de manera preventiva si fuésemos a un lugar en el que hubiese – por ejemplo- mucha incidencia de anginas). La toma de estas medicinas tiene como pega que puede producir molestias gastrointestinales que pueden llegar a ser fuertes. Sin embargo la importancia de la enfermedad es tanta que en los países con altas tasas de prevalencia es preferible asumir esas molestias que lamentarnos luego de la malaria ( y tener que tomar el tratamiento de todas formas…)

¿Ya has pensado donde quieres ir en tu próxima escapada?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *