Irrigadores dentales portátiles para viajar

Nos gusta viajar, para qué vamos a negarlo, de hecho esa es probablemente la razón fundamental para la que hemos creado este blog. Contaros los mejores consejos para viajar y a la vez descubrir nuestros pequeños trucos para hacerlo con la mayor comodidad posible

En la entrada de hoy os queríamos hablar de uno de los temas qeu probablemente más complican nuestros viajes. El tema de mantener al máximo posible nuestras pequeñas rutinas de higiene y alimentación que a la postre son probablemente las que nos aportan calidad de vida a nuestro cuerpo mientras que alimentamos nuestro espíritu con las experiencias del viaje

Siempre que viajamos fuera una de las cosas que empezamos a notar es que nos resulta más difícil mantener nuestras rutinas de higiene dental. Desde pequeños hemos aprendido las rutinas de lavarnos los dientes todos los días durante por lo menos 5 minutos y con una técnica e intensidad determinada

Los que nos hemos preocupado un poco más por mejorar el nivel de higiene de nuestra boca y encías hemos empezado a usar irrigadores dentales. Los irrigadores dentales son aparatos similares a los que podemos encontrar en la consulta de un dentista y cuya función consiste en lanzar chorros de agua a presión sobre nuestras encías para conseguir que los ultimos restos de comida que quedan atrapados en nuestra boca después de un buen cepillado salgan de forma que nuestra boca quede perfectamente limpia.

Bien, esto lo tenemos claro. El problema es que los irrigadores bucales son unos aparatos muy grandes y que requieren estar conectados a la corriente eléctrica y esto, como tu y yo sabemos, no es a veces muy compatibles con los exóticos viajes que planeamos o estamos viviendo

Sin embargo lo bueno del mundo capitalista en el que vivimos es que siempre hay alguien que ha pensado en una solución para resolver nuestros problemas y nuestras necesidades a menudo contradictorias.

La solución viene de la mano de los irrigadores dentáles portátiles. Estos aparatos son unos irrigadores bucales. Es decir cumplen con la función de generar chorros de agua a presión sobre nuestras encías para extraer los restos de comida que quedan en nuestras encísa y en los huecos entre los dientes. Y a la vez son portátiles. Esto quiere decir por un lado que tanto su tamaño como su peso son mucho más reducidos que los de un irrigador dental tradicional, lo cual facilita su transporte y almacenamiento. Y además para funcionar utilizan o pilas o bien baterias recargables.

Según la web de irrigadores dentales irrigadordental.org la potencia de este tipo de productos auqnue en ningún caso es igual a la de los irrigadores dentales tradicionales si que es lo suficiente como para conseguir unos niveles de limpieza adecuados. Si que nos advierten de que uno de los problemas fundamentales de un irrigador portatil es la poca capacidad de su depósito de agua lo cual puede hacer que necesites recargar varias veces el depósito a lo largo de un sólo lavado

No se si tu eres una de esas personas obsesionadas como yo por la higiene dental, pero si lo eres nos encataría oir tus experiencias y cómo solucionas este problema mientras viajas por el mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *